España:
Llame gratis al 900-97639
Otros Países: 54-11-4797-6672
English & German speakers call

Mitos de la Cirugía Estética

Antes - Después
Testimonios Aspectos de Seguridad Prensa Habilitaciones HospitalesTecnología

» Algunas creencias sobre las cirugías estéticas

» Cuando aquí hablamos de “mito”, la acepción que utilizamos de esta palabra es la de mito como “creencia”, es decir algunas de las ideas y creencias sobre las cirugías estéticas y procedimientos relacionados.

Mito: la cirugía estética es adictiva.

Lo que pasa en la realidad: la mayoría de las personas que se han practicado cirugía estética en nuestro Centro estético lo han hecho por única vez. La cirugía estética no es adictiva. No obstante existen personas que tienen una “personalidad adictiva”, o trastornos específicos que las hacen propensas a la adicción a este tipo de procedimientos. Uno de estos trastornos es el conocido como “Dismorfofobia” o Trastorno Dismórfico Corporal (TDC). A los efectos de poner de manifiesto lo que queremos citaremos este ejemplo: el juego no es adictivo por sí mismo. La "ludopatía" es un trastorno en el que la persona es adicta al juego. De lo contrario, si el juego fuese adictivo por sí mismo, cualquiera que jugara se haría o sería adicto al juego. Por lo tanto, citado este ejemplo, decimos que para que la cirugía estética se convierta en una adicción hacen falta determinadas características psicológicas o psicopatológicas en la persona que deriven en un comportamiento adictivo.

Mito: la mayoría de las mujeres que se practica aumento mamario desean resultados exagerados, tamaños antinaturales y artificiales.

Lo que se ve en la realidad: la mayoría de las mujeres que se practican la cirugía de aumento de mamas solo aumenta 1 o 2 talles su tamaño natural y están preocupadas por lograr resultados lo menos artificiales posible. Es cierto que una minoría de mujeres desean lograr resultados de tamaños exagerados y antinaturales.

Mito: existen implantes mamarios o prótesis mamarias que duran toda la vida.

Lo que se ve en la realidad: no existen prótesis mamarias que duren eternamente. Las prótesis mamarias deben cambiarse en promedio cada 10 o 15 años, en un procedimiento comúnmente conocido como cambio o recambio de prótesis. ¿Porqué se cambian las prótesis mamarias?

Mito: en la actualidad los hombres se practican mas cirugías estéticas que las mujeres.

Lo que se ve en la realidad: según las estadísticas e investigaciones de importantes organismos de cirugía plástica la cantidad de hombres que se someten a estos procedimientos aumentó, pero todavía el porcentaje del género masculino representa una ínfima cantidad del total de procedimientos de cirugía plástica. ¿Cuántos hombres se operan de cirugía estética?

Mito: con cirugía estética pueden lograrse los mismos rasgos de otra persona, la nariz de un actor, el cuerpo de una famosa, etc.

La realidad: la cirugía estética no puede hacer que la persona se vea idéntica a otras. Se podrán en algunos casos lograr en algunos aspectos resultados aproximados, o rasgos parecidos, pero muchas veces los rasgos que quedan bien en una persona quedarían muy mal en otra. Los rasgos deben ser proporcionados y “hacer juego” con el resto de las facciones y rasgos de la persona. Los rasgos no se encuentran en un “vació”, se hallan rodeados por otros rasgos, proporciones y características de una zona del cuerpo en particular, que en conjunto dan una imagen global. Por ejemplo, no son pocas las personas que tienen la falsa expectativa e idea errónea que el cirujano plástico puede “inventar” cualquier tipo de nariz en una cara. Esta fantasía conduce a que muchos pacientes traigan fotos de actores o actrices con narices ideales para que el cirujano las copie en ellos tal cual se ven en las fotos. Los pacientes tienen que saber que el resultado final de una cirugía estética de nariz depende de varios factores mas allá de la cirugía. El principal es la nariz previa del paciente, su estructura osteocartilaginosa previa y sobretodo del grosor de su piel nasal. Una nariz que consideremos hermosa, si pudiésemos mágicamente sacarla y colocarla en la cara de otra persona podría quedar desproporcionada y antinatural. Lo mismo ocurre con otros rasgos que vemos en otros y que nos gustan. Por lo tanto la idea no debería ser “tener la nariz de otro”, sino estar mas del lado de “que modificaciones podrían hacerse a mi propia nariz para que se vea mejor, conservando o mejorando las proporciones con el resto de los rasgos y características de mi cara”. ¿Qué puede cambiar una rinoplastía?

Mito: la lipoaspiración sirve para adelgazar.

La realidad: la liposucción, además de ser una intervención complicada dentro de la cirugía estética -por ser una de las mas riesgosas- (riesgos de una lipoaspiración), no es un procedimiento indicado para adelgazar sino que su indicación es en personas que estando en peso desean eliminar la grasa localizada: la adiposidad corporal resistente a las dietas y ejercicios. Este tipo de grasa resistente usualmente se localiza en partes específicas del cuerpo, por Ej.: caderas en las mujeres (pantalón de montar), abdomen y pecho en el hombre, etc. ¿Porqué la lipoescultura no sirve para adelgazar, ni para la obesidad?

Mito: algunas personas eligen países del exterior para hacerse una cirugía estética y esto es más riesgoso que realizarla en mi país.

Lo que se ve en la realidad: practicarse una cirugía en el extranjero es una elección que toman algunas personas que no pueden acceder a una cirugía en su lugar de residencia por ser la misma extremadamente cara en su país o tener un precio que no se condice con sus ingresos. Como su moneda tiene mayor poder adquisitivo en otros países, les es posible entonces practicarse el procedimiento que desean por mucho menor precio, sobretodo cuando es necesario practicar más de un procedimiento en la misma intervención quirúrgica, por Ej.: lifting facial con blefaroplastia y rellenos faciales. Sobre si los riesgos son mayores o menores, es una opinión en algunos aspectos relativa ya que dependerá de cómo se hagan las cosas. Las cirugías estéticas suponen riesgos intrínsecos a cualquier tipo de cirugía independientemente del país donde se la practique y del cirujano elegido. Claro está que elegir profesionales o empresas irresponsables, operarse en instalaciones inadecuadas, constituye un gran riesgo para su salud en cualquier país del mundo (¿Cómo elegir un cirujano plástico?). En estos casos los riesgos aumentan. Uno de los principales problemas que puede presentarse es sufrir una complicación seria tras una cirugía. Aunque esto también puede ocurrirle en su país de residencia, estando en el extranjero la diferencia es que muy probablemente estará lejos de sus familiares y deberá tener en cuenta la cuestión sobre su cobertura de complicaciones: comparar las diferencias entre sufrir una complicación seria en su país o sufrirla en el extranjero.

Además, en algunos casos, puede ser cierto que practicarse una cirugía en otro país permite elegir cirujanos plásticos reconocidos, de prestigio no accesibles económicamente en su país de origen. Por esta misma razón, se puede así acceder a una cirugía en clínicas de alta complejidad quizás tampoco pagable en su nación de residencia.

También es importante saber que practicarse una cirugía inmediatamente después de un viaje largo en avión (en otros medios de transporte también), o al contrario, viajar en avión al poco tiempo de operarse aumenta los riesgos de sufrir eventos tromboembolíticos (TVP – TEP). Por ello es importante que se deje pasar determinada cantidad de días antes de operarse si se viajó en avión y dejar pasar determinada cantidad de días si se practicó una cirugía y tiene que realizar viajes largos en avión, auto, tren, etc.

El turismo médico ha crecido en estos últimos años. Nuestro Centro puede dar testimonios de pacientes de cirugía estética. Practicamos regularmente cirugías a pacientes de diversos países y los asesoramos sobre todos los riesgos, tomando todas las medidas de prevención necesarias.

Mito: cada vez mas personas eligen menos procedimientos invasivos y prefieren tratamientos sin cirugía para embellecerse o mejorar su apariencia.

Lo que se ve en la realidad: las personas van a elegir lo que les permita lograr los resultados que desean con el menor riesgo posible. Y esto se fue haciendo en parte posible a partir del desarrollo de la tecnología que ha ido avanzando y trayendo la posibilidad de algunos tratamientos sin cirugía o sin procedimientos invasivos. No obstante muchas cirugías consiguen resultados no solo definitivos, sino imposibles de conseguir por parte de la tecnología de la que disponemos actualmente. Uno de estos ejemplos es la blefaroplastía, la rinoplastía, el aumento mamario, la abdominoplastía, etc. Lo que ha evolucionado mucho es el tratamiento de pieles envejecidas, arrugadas, fotodañadas. Con el láser, con la luz pulsada, y combinando estos tratamientos con rellenos faciales y otros, se logran resultados realmente muy buenos para esta clase de problemas. Pero cuando lo que existe es una flaccidez facial alta, es decir, piel facial que sobra y cuelga en cantidad, el lifting facial es una solución permanente y cuyos resultados son todavía incomparables. Aún no existen alternativas que permitan lograr con la flaccidez el tipo de resultados que se logran con un lifting facial (¿Cuáles son las alternativas a la cirugía de lifting facial?). La flaccidez facial leve y moderada puede ser tratada con buenos resultados mediante láser específicos y otros tratamientos que además de mejorar la textura de la piel, pueden tener secundariamente el efecto de tensarla (efecto lifting). Este efecto de tensado puede ser mayor en algunas personas que en otras y dependiente del tipo de láser utilizado. El empleo de la radiofrecuencia facial es otro método efectivo para tratar la flaccidez facial aunque los resultados no sean definitivos sino temporarios. La radiofrecuencia ofrece una alternativa no-quirúrgica y no-invasiva que antes no existía con buenos resultados en los casos en que este correctamente indicada.

Los peeling químicos profundos (considerados una cirugía) y algunos láseres más invasivos que también realizan un peeling profundo de la piel (resurfacing: rehacer la superficie), logran un efecto de tensado mayor pero desgraciadamente son posibles únicamente en tipos de pieles muy claras y la recuperación toma muchos días y es mucho más exigente.

Mito: la blefaroplastía o cirugía de párpados quita las ojeras.

La realidad: la cirugía de párpados inferior se utiliza para quitar las bolsas o bolsitas de los párpados inferiores. Las bolsitas consisten mayormente en depósitos de grasa que se ven en la superficie de la piel como abultamientos o protuberancias. Son las llamadas bolsas palpebrales ("bolsitas"), formadas por grasa que se sale de su normal ubicación cuando los tejidos que la sostienen se vuelven laxos. Debajo de estas bolsas se marca un surco profundo muchas veces pigmentado que es la llamada "ojera". Estos dan la apariencia de cansancio permanente, falta de sueño y apariencia de vejez. Quitando parte de esta grasa la hinchazón en esta zona decrece significativamente y se logran muy buenos resultados. Lo que no se debe esperar de esta cirugía es que quite la totalidad del abultamiento o hinchazón. Esta intervención practicada inadecuadamente puede dar lugar a un efecto inverso: el hundimiento o depresión en la zona. La blefaroplastía tampoco quita el color oscuro o la pigmentación de las ojeras.

Volver arriba


From USA & Canada, Tool Free: 1-888-339-3358 - Desde España, Llame Gratis: 900-97639 - From UK, Tool Free: 0-100-047-033